Wednesday, August 14, 2013

La tragedia de Israel Hernández y de la sociedad.

Israel Hernández


 El trágico incidente en que resultó muerto un joven colombiano constituye sin duda una triste pérdida donde veo una lejana similitud con el caso de Trayvon Martin.

  
 Este muchacho, Israel Hernández, aspirante a artista profesional, emprendedor y desorientado, me da la impresión que no era muy influido por el control paterno, la orientación filial, estos no fueron lo suficientemente claros y convincentes como para enseñarle a este adolescente que vandalizar la propiedad de otros es irrespetuoso, desconsiderado y sobre todo, en caso de que nada de esto le importe, por lo menos saber que el vandalismo es ilegal y está sujeto a consecuencias si se es descubierto por los agentes de la ley, al igual que no detenerse al llamado de un policía también representa una contravención y abalanzarse contra los agentes de la ley es lo más loco que se le puede ocurrir a alguien.

  
 Un joven alegre, con ansias de sobresalir con sus sueños, una familia destruida con un dolor profundo, una sociedad cada vez más permisiva, cada vez más egoísta, desconsiderada, malcriada, inmadura y blandengue que se pudre y donde decir la verdad es una incorrección política.  Una sociedad donde Basquiat se hizo famoso sólo por maltratar propiedad ajena y sus vicios, porque de verdad, que alguien me diga dónde está el gran valor artístico de sus cosas, (yo no lo veo ni me lo han podido demostrar, me parece que está sobrevalorado por ser el amigo de Warhol). Una sociedad donde nos quitan los zapatos para pasar por la aduana pero no se atreven a levantar una burca para ver un rostro.

  
 Una sociedad donde los hijos no se pueden educar sino que se tienen que soportar, donde tampoco hay tiempo para educarlos o los educadores no fueron educados ellos mismos en su momento.

  
 A las cosas hay que llamarlas por su nombre y está bueno ya de confundir la libertad con el libertinaje.



Propiedad vandalizada por Israel el día que trágicamente perdió su vida. Estoy de acuerdo que sería mejor buscar una alternativa menos peligrosa que la pistola eléctrica pero no me gusta que ensucien ni mi pared, ni la pared del vecino ni las de mi ciudad. Esto ha sido una triste desgracia y ojalá otros muchachos entiendan que lo que Israel hizo no estaba correcto y que la policía cumplía su deber.

No comments:

Como esas cosas que prefiero no ver

Eres como esas cosas que prefiero no ver porque en mi memoria son más bellas Porque eres sincera pero también como invierno en primav...