Wednesday, January 1, 2014

Religión, el mal necesario

 Las religiones son un mal necesario, no me refiero a la existencia de Dios o no, sino a las religiones.

 Si nos detenemos y fríamente analizamos cada religión y estudiamos la historia, no es difícil entender lo que digo, tampoco será difícil ver que todas las religiones están equivocadas porque todas tienen la verdad absoluta y de esa manera las religiones mismas niegan la existencia de Dios. Cualquiera que piense que tiene la razón sin entender o ver que más allá existen otras razones y otras verdades, estará equivocado.

 No existe, que yo conozca, una sola religión que no postule que tiene la verdad absoluta y que su dios es el único verdadero y su palabra es la palabra sagrada, ni siquiera el hinduismo se escapa de eso (el hinduismo acepta otras religiones dentro de su creencia pero su explicación del mundo es una y no acepta otras ni varía, como religión al fin)

 Debido a este simple hecho, de cada religión creerse poseedora de "La Respuesta", de "La Solución", "El Camino", los creyentes se convierten en fanáticos, los dogmas en axiomas y aparecen justificaciones para reprimir, incluso matar.

 Al poseerse la verdad absoluta, el otro está completamente equivocado y sólo por eso se han suscitado guerras terribles y conflictos nefastos, incluida la Segunda Guerra Mundial y es cierto que detrás siempre está el dinero, pero es que no hay una sola religión cuyas instituciones y representantes no reclamen dinero en nombre de Dios, o su dios, a creyentes y estados, y se puede seguir desarrollando esta idea y justificar con cientos de ejemplos que sobran en la historia antigua y reciente.

 Pero las religiones también controlan y disciplinan a la multitud ignorante y violenta. Las religiones dan estructura, sentido y esperanza, y frenan instintos que si se desatan pueden ser muy negativos, hasta letales. Siempre hay más de un inmoral descarriado que no le teme a nada o que de cobarde y miserable se extralimita y llega a mafioso, político, asesino en serie, abogado o millonario o todas las cosas a la vez, que a veces no sé dónde empieza uno y termina el otro, y este tipo de personaje termina usando la religión a su favor para seguir manipulando y dominando a los ingenuos fanáticos.

 La realidad es que más del 80%, por no decir 90, de la población mundial cree en un dios y practica, a su manera, alguna religión y yo sólo quiero decirles que: recuerden que otros quieren a su dios de la misma manera y a sus hijos igual y están buscando vivir en paz y alimentar a su familia, nada más. La manera en que se adore a Dios no es importante y a lo mejor ni existe. Nadie es mejor que nadie y todos tenemos los mismos derechos y deberes. Respetar a otros es respetarnos a nosotros mismos.
Mis mejores deseos para el 2014 y que todos sus anhelos se cumplan.

No comments:

Como esas cosas que prefiero no ver

Eres como esas cosas que prefiero no ver porque en mi memoria son más bellas Porque eres sincera pero también como invierno en primav...