Tuesday, May 21, 2013

Cada cual tiene lo que se merece.



 Constantemente mucha gente se pregunta y con razón, por qué si en Cuba se vive en condiciones tan precarias desde el punto de vista económico y social no se hace nada, por qué la mayoría del pueblo se hunde en la apatía y la miseria.

  
Viví en Cuba hasta pasados los 30 años y nunca tuve miedo decir lo que pensaba sin embargo y no tuve miedo porque no sabía a lo que me arriesgaba, no sabía que por decir que Fidel Castro era un inepto o un dictador, afirmaciones estas que son verdad ambas, podía haber ido a parar a la cárcel bajo la figura delictiva de "Desacato a la figura del Comandante en Jefe", cuando lo supe no cerré mi boca tampoco pero no podía criticar a quienes se callaban, (ir a la cárcel no es bueno pero la esclavitud tampoco). Esto tan sólo es una pequeña muestra de la monstruosidad del aparato represivo de los sistemas socialistas totalitarios. Sería como preguntarse, salvando las distancias, por qué los miles de seres humanos que sucumbieron a la locura y el crimen Nacional Socialista en el Holocausto no hicieron nada y marcharon sumisos a los campos de exterminio nazis y las cámaras de gas.

  
 No por esto dejan de tener razón quienes se preguntan por qué los cubanos no hacemos nada y optamos por irnos o por someternos, porque hay algo que se puede hacer y es No Hacer Nada. Cuando comprendí que cualquier oposición activa, violenta o pacífica contra el dictador y sus esbirros era inútil, estéril y que sólo conducía a la destrucción del individuo que la llevara a cabo opté por la opción de No Hacer Nada, no participaba en las cosas de los Comité de Defensa de la Revolución (CDR, bueno, eso nunca lo había hecho), no iba a reuniones del trabajo ni ha "marchas del pueblo combatiente", ni pagaba el sindicato ni las Milicias de Tropas Territoriales y cuando fueron la gente del CDR casa por casa pidiéndole a todos los ciudadanos mayores de edad, que se unieran a las Brigadas de Respuesta Rápida (versión criolla de los Camisas Pardas alemanes, recordemos que una de las máximas de los Camisas Pardas era: "Toda oposición debe ser aniquilada", y este es el objetivo de las Brigadas de Respuesta Rápida también), bueno, cuando llegaron a mi casa, no sólo les dije que no por mi condición humana y mi profesión de médico, sino que les dije que la consideraba una organización fascista; para mi asombro estuvieron de acuerdo conmigo y me dijeron que no podían hacer nada, que no les quedaba más remedio que enrolarse en las brigadas. Me di cuenta que las cosas estaban mucho peor de lo que pensaba, ya no tenía delante de mí un comunista fanático que no podía ver más allá de sus narices y creía que porque el capitalismo está mal el comunismo está bien sino que tenía frente a mí a un ser ladino, cobarde, egoísta, hipócrita, bajo y sumiso, despreciable, tenía frente a mí al que Hace Todo lo que la dictadura le ordena para no meterse en líos, tenía frente a mí al que se va del país porque vive muy mal y le patean el trasero pero no tiene el valor de reconocerlo, denunciarlo y regresa humillado a darle el dinero al tirano porque tiene que ir a ver a los amiguitos del barrio, entonces comprendí porqué las gentes ni siquiera son capaces de No Hacer Nada, sencillamente están tratando de sobrevivir individualmente en medio de la locura y el hambre, han sido vencidos por el aparato represor y aleccionador, han aprendido la desesperanza y no son capaces de razonar, de darse cuenta que esa actitud que los hace mal sobrevivir el presente les destroza cada vez más el futuro.

  
 Entonces no me queda más remedio que aceptar la triste realidad de que los cubanos no hacemos nada porque ni siquiera, cuando son testigos del abuso contra las Damas de Blanco, son capaces de defenderlas aunque sea por el simple hecho de defender a mujeres que son golpeadas. Entonces tengo que aceptar la verdad de que cada pueblo tiene el gobierno que se merece.

3 comments:

Esperanza E. Serrano said...

Saludos,
No creas que me he olvidado de ti.
Leí el libro. Considero que "Una escalera al cielo" es una noveleta (novela breve)juvenil, de fácil y muy amena lectura, sobre todo para quienes conocemos el lenguaje coloquial, típicamente cubano.Sintetiza dos modos diferentes asumidos por los jóvenes cubanos para enfrentarse a la vida,pero, más allá de lo netamente local, también es un reflejo de las disyuntivas que se le presentan a cualquier joven en cualquier lugar del mundo. Tan pronto tenga un tiempito libre, argumentaré estos criterios y otros más que tengo en mente. Te enviaré mis opiniones y luego, si me lo permites las publico.

En cuanto al post. coincido contigo. hace tiempo que asumí que los cubanos tenemos en Cuba, la tiranía que nos merecemos, por ingenuos, por el afán que tenemos de seguir a un líder de modo incondicional, asumiendo que es un mesías, un super hombre, resolvedor de todos los problemas. Hemos pecado por mentecatos, chanchulleros, cobardes, hipócritas, tartufos,incondicionales, egoístas, superficiales, y sobre todo porque no sentimos a Cuba como la patria que nos cobija. La patria con la cual debemos mantener una relación equilibrada de deberes y derechos. La mafia moncadista nos robó los derechos y nos impuso deberes más allá de lo establecido mundialmente. Nos convirtió en esclavos, borró de un tirón nuestros sueños, esperanzas y expectativas de una vida digna.
Acabó con mi generación y mal formó a las que nos sucedieron.
Cuba está destruida física y moralmente. La Cuba de hoy no es la patria donde yo nací. la patria que mis padres y mis maestros de primaria me enseñaron a amar y respetar.
Un beso
Espe

La Segunda Rueda said...

Espe, te. Extranaba ya. Gracias por tu critica, una de las mejores que he tenido. Puedes publicar lo que quieras, el libro lo hice por nosotros todos y ahora lo tienen los amigos que lo editaron y les dejo lo que hagan con el susodicho. Lo que dices es cierto todo desgraciadamente y lo digo aun sabiendo que a muchos no les gustara pero la unica manera de mejorar es aceptar lo que esta mal. Saludos y muchas gracias por tu critica sincera, un abrazo. mano

La Segunda Rueda said...

PD. Las tildes las debo.

Novela

"EL VACÍO INMENSO" , es un incisivo testimonio de la realidad cubana pero es sobre todo una historia de amor y esperanza. Con d...