Sunday, December 16, 2012

Masacre en Conneccticut. ¿Síntoma de un mal mayor? II

Presidente llorón



 Es bueno saber que cualquiera en su casa puede tener un arma pero no portarla, el derecho a portar un arma de fuego se gana después de pasar un curso federal y someterse a una investigación de antecedentes de todo tipo por parte del Buró Federal de Investigaciones, más conocido como FBI, no es la simple investigación de la policía local para llenar la aplicación de un empleo. 

 También la compra de armas de fuego está regulada, no se puede comprar cualquier arma ni dispositivo, por ejemplo, armas que disparen en ráfaga no se pueden comprar, cuando alguien compra legalmente un M16 o un AK 47, estos fusiles no son capaces de disparo automático o en ráfaga, tampoco se pueden comprar silenciadores, es ilegal, ni armas o dispositivos capaces de generar múltiples víctimas de una vez y estos son simples ejemplos de las múltiples regulaciones que existen y lo más importante y que todos parecen olvidar, es que los delincuentes y los locos, en todas partes del mundo tienen armas si las quieren, no importa si están permitidas por ley o no, y las cifras de muertes por arma de fuego en países donde estas son ilegales no son tan diferentes a las de países donde sí son legales, y esa es una de las mayores mentiras con las que juegan los medios y los estadistas interesados en acabar con la tenencia legal de armas de fuego.
Dictador gritón
  
 Una vez más los de uno y otro lado se van por la tangente y no quieren ver la realidad de lo que está pasando. Un país con regulaciones cada vez mayores, puritanismos decimonónicos y la experimentación constante en la educación, donde los padres no pueden corregir a sus hijos porque estos también tienen criterio propio y hay que respetarlo, (cuando yo pensaba que el criterio es algo que viene con la madurez y la educación de familia y social). 

 Sociedades donde es más importante la fama y el dinero que ser útil al prójimo, donde todos saben quien es Paris Hilton pero nadie conoce a Ralph Steinman, sociedades donde se resquebrajan instituciones capaces de controlar y guiar, de ponerle frenos a seres violentos, retrasados mentales inadaptados e inseguros, cuyas vidas no tienen sentido ni dirección, sociedades hipócritas que temen decir lo que piensan o sienten, por temor de herir sentimientos ajenos aún cuando están hiriendo los propios. Una vez más todos, como el avestruz, prefieren meter la cabeza en la tierra y no ver la realidad que es más compleja y difícil de enfrentar que el mero hecho de portar o no legalmente armas de fuego, porque matar no es legal pero en todas partes del mundo siguen matando.

1 comment:

La Segunda Rueda said...

Lo importante aquí no es con qué se cometió el crimen sino por qué se cometió el crimen. Qué estaba tan mal en el asesino o alrededor del asesino o en ambos mundos, dentro y fuera, que llegó a cometer una acción tan brutal.

Buscando extraterrestres

Encontrar extraterrestres, comunicarse con otras civilizaciones ha sido una constante entre nuestros científicos y en la imaginación p...